Crónica

Arquitectura Rugby B
77 B - 0
Knave Aeronáuticos
Jornada 3 Liga Primera Regional
15-10-2016 16:00
Puerta de Hierro
(Madrid)

Antes de comenzar la crónica, quería hacer una mención especial a un gran jugador y amigo, que no nos pudo acompañar durante el partido, pero que estuvo más que presente en la cabeza de todos los que formamos esta gran familia: Pablo “Canario”. Desde estas líneas quiero transmitirte nuestro más sincero pésame y todo nuestro ánimo. Te echamos de menos y te esperamos con los brazos abiertos.

Todo comenzó el viernes, en el entreno habitual en el Polideportivo Vicente del Bosque. Los balones se caían, el juego no era fluido y una especie de neblina parecía rondar sobre la cabeza de todos. En los últimos minutos de la sesión, y tras calentar hombros, todo cambió. Las dudas se disiparon: placábamos, estábamos concentrados y preparados para el encuentro del sábado.

¿Por qué comento esto? Porque considero que es lo que nos pasa en el campo. El pasado sábado, tras un comienzo desastroso, Arquitectura se colocó diecisiete puntos arriba en tan solo nueve minutos, algo que desmoraliza a cualquier equipo. Ante esto, el XV del Águila sacó las garras y tuvo al rival encerrado en su 22 durante quince minutos; fue el único momento del partido en el que Knave Aeronáuticos demostró una pincelada del nivel y potencial que atesora.

Sin embargo, Arquitectura logró zafarse de la presión de las águilas y ampliar el casillero de puntos, con un gran balón a uno de sus alas, jugada que acabó con un golpe de castigo cerca de la veintidós aeronáutica, transformado, y que ponía un contundente 20-0 en el marcador.

A partir de aquí, poco más que narrar. Superioridad aplastante del XV del Compás, con un gran juego de la línea de tres cuartos, que hacía que las alas de Aeronáuticos fueran un auténtico colador. Con esta dinámica se llegó al descanso, con un resultado de 37-0 para los locales.

La segunda parte fue un monólogo de Arquitectura, conservando el oval y generando continuas oportunidades para engordar aún más el marcador.

A pesar del resultado, que no tiene más explicación que el haber jugado contra un gran equipo, que fue superior durante todo el partido, muchos jugadores salieron con esa extraña sensación de felicidad que tiene este deporte, y que se da cuando sabes que has dado todo lo que tenías dentro.

Pienso que cuanto más dolorido sales del campo, más satisfecho estas, y así saldremos de esta: más fuertes, contentos y con ganas de darlo todo el siguiente fin de semana; con la cara en alto, porque ganar te hace grande, pero saber perder y sacar algo positivo de donde nadie lo hace, te convierte en una familia dentro y fuera del campo.

MVP del partido: Juanón.