Crónica

Rivas Club de Rugby
17 - 45 B
Knave Aeronáuticos B
Liga Segunda - Desc
29-01-2017 16:00
Cerro Del Telégrafo
(Rivas Vaciamadrid)

Tarde gris en el Polideportivo del Cerro del Telégrafo en Rivas Vaciamadrid que nos regalaba una fina lluvia que a penas daba para empapar levente el duro, áspero y abrasivo pasto que nos aguardaba aquella tarde. Puntuales a la cita todos los jugadores, ya estábamos pensado desde el principio que teníamos que dar lo mejor de nosotros y estar especialmente concentrados ya que hoy no nos podía acompañar Remero. No podíamos escuchar su martilleante voz desde la banda o al lado nuestra en corro, para darnos sus instrucciones y sus ánimos pero, ¡viva Dios! que su presencia se notaba. En su lugar, la inestimable de ayuda de Bejbl se agradeció enormemente.

 

Iniciamos en calentamiento con una seriedad que se trasladó al campo. El paso del partido se trasladó a jugadores como Cordero, Ferro o Pepe, que lideraron en todo memento al equipo. Empezamos el encuentro con rotundidad y en los primeros 5 minutos casi ensayamos. La culpa la tuvo este cronista que, según le dijo Bejbl, debió lanzarse como cabra montés a la zona de marca que tenía a 5 o 6 metros, pues con la inercia de su peso podría ser difícil de parar. En su lugar intentó regatear a un contrario para pasar infructuosamente a Pelu. Con 19 años en cada "gamba", habrá que pensar en opciones más "caprunas" que "zorriles".

 

Sin embargo, aunque tardamos más de lo previsto, el primer ensayo llegaría en el minuto 20, obra de una jugada que culminó en manos de Rastas, que, más que un zorro, parecía un lobo hambriento que, mordía y mordía mucho. Suyo también fue otro ensayo en el minuto 43 que la defensa desordenada de Rivas no pudo evitar. Cordero remató con una transformación el buen hacer del equipo hasta el momento. Rivas pudo acercarse en el 24 para tirar a palos y trasformar un golpe de castigo. Siguiendo la tónica del partido, en la que los ensayo se hacía derrogar, Aeronáuticos obtuvo más frutos a su trabajo en el minuto 33. Esta vez solo pasaron 13 minutos, siendo el ensayo obra de Adrían. Otra vez su desordenada defensa no pudo para el avance de nuestro delantero aunque, en esta ocasión Cordero no pudo deleitarnos con una transformación. 

 

Lo mejor vino en los minutos siguientes. Al parecer a Rivas le faltaba fuelle que, sumado a su desorden defensivo, no hizo más que aumentar la ventaja en el marcado a favor del quince del Águila, con 3 ensayos más: Cordero, en el 38, cuya trasformación volvió a alejarse de la horquilla metálica, Adrián en el 40 y Cordero nuevamente en el 43 y, esta vez, ambos bien trasformados sumando más puntos a los conseguidos. En la primer parta acabamos 24 a 3 y con buenas sensaciones en general.

 

No estaba todo el pescado vendido y necesitábamos más que nunca reafirmar nuestra concentración y ganas para que no volviera a pasar lo que en ocasiones anteriores. Así que en la segunda parte fuimos a por más. Este cronista salió a descansar junto con Adrían en la segunda parte, que hizo un gran papel, dando entrada a Monti y Santigo. También salieron unos minutos más tarde Pepe, cuya contribución fue determinante, y Boadilla por Goyo. Los cambios dieron más oxígeno y fuerza al equipo y volvimos a ver como llegaba el siguiente ensayo. Obra de Pablo que, como hábil y grácil comadreja, mustélido inteligente y perseverante dónde los haya, se movía entre los jugadores de Rivas cuyos infructuosos intentos de placaje no evitaron el subsiguiente ensayo. Pablo tuvo a bien, ensayar muy en el centro para que Cordero volviera a transformar con éxito. 

 

Sin embargo, el juego se volvió más espeso. Parece que faltaban ideas y cometimos ciertos fallos fruto, tal vez, del cansancio que afectó a nuestra concentración. Así llego Rivas a sumar punto en su marcador y alcanzar la cifra de 17 que, para ellos, ya no se movería más. Sin embargo, Reverte nos regaló otro ensayo muy trabajado por parte de la delantera. Nuevamente, fue trasformado por Cordero dejando ya el marcador de las águilas en 45 puntos. No se vieron más ensayo. Rivas, en un último esfuerzo y alarde de fuerzo, puso su empeño en lograr llevarse al menos 1 punto bonus con otro ensayo. Fiel a nuestro estilo, Aeronáutico no lo iba a permitir y lucho varias veces cerca de su línea de ensayo así como varias veces cerca de nuestra línea de ensayo para que no se produjera. Se sucedieron varias jugadas en las que estuvieron a punto de marcar, logrando anular a veces o un balón injugable en otras. El equipo estuvo en esos minutos más concentrado e intensos que en ningún momento del partido y así, se llegó al pitido final.

 

El hombre del partido, por su papel definitivo en el trabajo global del equipo fue Ostos. Ensayos: Cordero (con sus respectivas trasformaciones), Adrián, Pablo, Reverte y Rastas.