Crónica

Knave Aeronáuticos
61 B - 10
Complutense Cisneros Theta
Jornada 8 Liga Primera Regional
29-11-2015 12:30
Puerta de Hierro
(Madrid)

Victoria de Airbus Aeronáuticos A con bonus por 61 a 10 ante Complutense Cisneros Theta en Puerta de Hierro en una soleada mañana de domingo.

Eran las 11:15 del Domingo 29 de Noviembre de 2015, Isis nos había convocado en Puerta de Hierro. Todos sabíamos que había que hacer, Aeronáuticos venía de comer barro en las últimas jornadas y solo los jugadores teníamos la clave. 

Esto es rugby, supongo, empezar a jugar un partido cuando acaba el anterior y ves a tu capitán sintiendo la camiseta, con los ojos ensangrentados, preguntándose por que si este equipo es capaz de lo que se proponga había dado el 50%. Ese domingo en Pozuelo todos salimos del vestuario tras el partido sabiendo que el siguiente partido, el de este domingo, tocaba levantar la cabeza, levantar la cabeza por este escudo, por esta camiseta, por todos y cada uno de los jugadores, cuerpo técnico y por todos los que vienen a vernos partido tras partido.

En el vestuario un silencio que pocas veces he vivido, una sensación de concentración que hacia que saliéramos al campo con el gesto serio pero relajados, sabiendo lo que teníamos que hacer. Sabíamos que no bastaba con ganar, había que arrasar.

Isis, mujer de pocas palabras también sabía que no era un partido normal, era un final y así nos lo transmitió antes de salir a dejarnos la piel. Desde el minuto uno un Aeronáuticos concentrado, que solo vio superada su línea de defensa por una patada sensacional del Cisneros que recogió el ala prácticamente en la línea de in­goal.

A partir del minuto 10, tras el “susto” del ensayo de Cisneros, el partido solo tuvo un dueño. Comenzó a fluir el juego, solo interrumpido por los propios fallos del equipo (caídas de balón, golpes, pérdidas del oval en los contactos), fallos que nos podrían haber costado el partido si hubiera ido mas ajustado en el marcador.

Todos sabíamos que podíamos hacerlo y lo hicimos, desde el primero al último dimos todo lo que teníamos dentro, al menos físicamente hablando. Buenas jugadas en la línea y buenas percusiones, quizás por buscar fallos, que siempre hay muchos, algún centro excesivamente percutor, aunque ya viene siendo costumbre en el juego del equipo y una falta de organización si nos ceñimos a las jugadas que se llevan entrenando estas últimas semanas.

Hemos conseguido sacar la cabeza del lodo, pero ahora queda sacar todo el cuerpo, toca el Sanse Scrum, otra final de finales. Gracias a todos los que hacéis posible este club.

Seguiremos entrenando para darlo todo y mantener a este escudo donde se merece.